Cuando la tecnología irrumpe en industrias tradicionales.

 Recuerdo bien, en el año 2007 una charla que me invitaron a dar en la Universidad de Palermo.  El desafío era contar como hicimos para irrumpir y ser aceptados en una industria tradicional

En ese entonces, la impresión por demanda de libros se presentaba como un cambio de paradigma. Antes: Primero imprimo, después vendo. Ahora: Primero vendo, después imprimo. Estaba bien para aquel entonces, pero era realmente así? Hoy con el diario del lunes, sabemos que no. Solo cambiamos cantidades pero no estábamos resolviendo realmente nada.

La cadena de valor de libro no estaba cambiando, solo ofrecíamos modificar el proceso productivo. Pero el cambio no estaba sucediendo , no así como lo imagine en el 2003 cuando fundé junto a mi hermano Bibliografika.

Tres años antes, Chris Anderson, en un artículo de la revista Wired de octubre de 2004, popularizó el concepto “The Long Tail” para describir determinados tipos de negocios y modelos económicos tales como Amazon o Netflix. Anderson elaboró el concepto en su libro “The Long Tail: Why the Future of Business Is Selling Less of More. “

Para ser sinceros, yo desconocía en el 2007 el concepto Long Tail. Pero ese mismo año, un amigo me comento del libro de Chris Anderson. No lo dudamos, estudiamos profundamente los conceptos y las bases que Anderson identificaba como una especie de Tamiz, pasa o no pasa un modelo de negocios para estar abarcado en esta teoría.

En pocas palabras, lo que propone Anderson es “muchísimos artículos, pero en pocas cantidades vendidas”. Contra nuestro querido y ultra estudiado Pareto: “Ocupate del 20% de tus clientes, productos, que te aseguren el 80% de las Ventas”

La industria editorial siempre pensó en Pareto, lo de Anderson era inconcebible. Sin embargo, nosotros creíamos que sí era posible. Podíamos imprimir desde un ejemplar (una de las bases de las teorías), necesitábamos completar las otras dos. Promoción y Disponibilidad.

Ya el libro electrónico comenzaba a sonar fuerte en los oídos de los editores y los libreros, una amenaza que por esas fechas parecía inevitable. Era la forma más simple de demostrarlo: muchos títulos, pocas descargas por título. Con el libro electrónico, era muy sencillo cumplir con las tres bases que nos proponía la teoría.

Así todo, la industria por diversos motivos no quiso adaptarse. La amenaza de la canibalización de las ventas, la necesidad de conversión de archivos, la falta de dispositivos, el fantasma de la piratería y un modelo de rentabilidad no probado, fue el combo necesario para que en Latinoamérica, aún el libro electrónico no esté del todo desarrollado.

El Editor y el Librero pensaban en Papel. Llevan más de 500 años pensando en papel.

Por nuestro lado, seguimos pensando. Necesitabamos “rediseñar” la cadena de valor del libro pero sin quitar, perjudicar, o amenazar a ningún jugador. Y por supuesto, con libros impresos.

Ya habíamos probado en Laboratorio nuestro modelo, recibimos premios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, IAE Escuela de Negocios de Univerisdad Austral, incluso Endeavor. Bajar a tierra y poner en marcha todo lo estudiado y analizado no fue tarea sencilla.

El eCommerce crecía. Silenciosamente, a paso lento, pero avanzaba. Los blogs, las redes sociales, Twitter, Facebook, Instagram, no estaban en nuestro vocabulario. Pero sí eran una pata necesaria para que el concepto Long Tail pudiera implementarse y mostrar resultados.

Desde 2003, veníamos innovando en una industria tradicional, casi sin darnos cuenta.

Aprendí, fracasé, volví a estudiar, emprender y fracasar. Hasta que en dos oportunidades dos emprendedores, hoy grandes empresarios reconocidos en el mundo por su desarrollos tecnológicos y de eCommerce, me dijeron:

Gustavo, has creado una compañía de Tecnología. Tu foco no debe estar en cómo se hacen las cosas hoy, sino en cómo se harán en los próximos cinco años.

Seis años después, fundé Bibliomanager. Con la Misión de hacer llegar más libros, a más gente, en más lugares, con menos tiempos y de forma rentable.

Ahora sí, con la tecnología adecuada, con los procesos productivos “just in time”, con las tiendas online y las redes sociales, podemos aplicar sin dudas la teoría de Anderson.

Un mundo globalizado e hiperconectado requiere servicios globales. Hoy si podemos prometer al Editor y al Librero, vender libros sin stocks. Aumentar drásticamente los catálogos disponibles, y procesar miles de ordenes de impresión simultaneas en Argentina, España, Islas Canarias, Mexico, Colombia, Perú y Uruguay.

Hoy sí podemos ayudar a los Editores en sus estrategias de comercio exterior produciendo en destino.

Hoy siíle aseguramos a los Libreros acceder a miles de libros, sin depender de stocks, devoluciones.

Hoy si podemos decir que agregamos valor a la industria editorial.

Bibliomanager es el principal distribuidor de libros por demanda en Español, de la mano de nuestros Partners, conectamos más de seis países, miles de títulos, editoriales y tiendas, para la comercialización por demanda. A través de los acuerdos celebrados desde España, también integramos a nuestra red a INGRAM, empresa líder en el Mundo en la distribución de libros por demanda.